Bookmark and Share

La Paz, 17 de diciembre de 2009.- El Centro Carter presentó su informe final sobre las elecciones presidenciales y legislativas bolivianas del pasado 6 de diciembre, así como del proceso de empadronamiento que precedió a esos comicios. La organización resaltó el hecho de que “en solo 76 días, el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) y las Cortes Departamentales Electorales (CDE) empadronaron a más de cinco millones de ciudadanos bolivianos residentes en ese país y en cuatro países extranjeros”.

En el texto que contempla observaciones, conclusiones y recomendaciones, el Centro Carter hace énfasis en la “elevada tasa de participación ciudadana en el proceso de empadronamiento y en las elecciones generales”, la cual a su juicio, “confirma que el pueblo boliviano se encuentra altamente comprometido con la vida democrática y que las elecciones son consideradas como un medio legítimo para zanjar las diferencias”.

Otro aspecto importante que destaca el informe presentado es la confianza que el padrón biométrico generó en el pueblo boliviano. “La credibilidad del proceso electoral del 2009, como también la de futuras elecciones, depende en gran medida de la legitimidad del padrón biométrico”, y añaden que éste último “contribuyó a generar una mayor confianza en el proceso de votación y la aceptación de los resultados”.

La misión del Centro Carter determinó que el registro biométrico realizado por Smartmatic se llevó a cabo en un ambiente pacífico “caracterizado por una elevada participación ciudadana, y que la legislación electoral y la Constitución boliviana ofrecen un marco legal adecuado para que este proceso de registro se apegara a los compromisos internacionales asumidos por Bolivia”.

En efecto, la Corte Nacional Electoral -conjuntamente con sus proveedores Smartmatic y NEC Argentina- llevó a cabo un exhaustivo plan de empadronamiento que permitió registrar a 5.138.583 electores tanto en Bolivia y como en el exterior. El objetivo preliminar era empadronar a 3,8 millones de votantes, pero tal como detalla el Centro Carter, en las primeras semanas del proyecto quedó claro que se registraría a más de un millón de votantes por encima de lo anticipado. “El proceso de empadronamiento biométrico excedió las expectativas de la población general, al lograr que  se registrara a un amplio número de votantes en un período corto”, destacó el informe.