Bookmark and Share

Caracas, 07 de febrero de 2013.- Desde el momento en que el hombre entendió las elecciones como el mecanismo idóneo para resolver sus diferencias y perfilar un norte en común, las autoridades electorales han venido trabajando para pulir los sistemas con que se realizan. Los importantes avances sucedidos en las  décadas más recientes colocaron al alcance de todos novedosas tecnologías que facilitan la realización de elecciones transparentes y eficientes. Es así como hoy día 1/3 de los votantes del mundo (aprox. 1.100 millones) ejercen el derecho al sufragio mediante el voto electrónico.

Durante el año 2012,  Brasil, Bélgica, Estados Unidos y Venezuela, países que suman más de 320 millones de votantes, celebraron elecciones automatizadas. Los procesos se desarrollaron con total normalidad y los resultados fueron reconocidos, tal y como correspondía. Cabe destacar que en Estados Unidos, tecnología diseñada y manufacturada por Smartmatic facilitó el voto de miles de norteamericanos, incluyendo el del actual Presidente Barack Obama, quien votó en Chicago días antes de la elección utilizando la modalidad de voto temprano.

El éxito de la automatización electoral, y la razón de su creciente popularidad, radica en que: lleva a su mínima expresión los errores humanos, involuntarios o intencionales; aumenta la rapidez en la obtención de resultados oficiales; agiliza los procesos de votación, escrutinio y totalización; reduce la exposición de las personas a tareas riesgosas; habilita mecanismos de auditoría, y protege información sensible, tal como lo son el secreto y la seguridad del voto.

Además de los países que han logrado automatizar el voto, existen naciones que por ahora tan solo utilizan algún tipo de tecnología para mejorar la administración electoral. Sea para monitorear el proceso electoral, autenticar a los votantes en el centro de votación, consolidar o divulgar los resultados, la tecnología continúa facilitando los distintos ámbitos del quehacer electoral para garantizar elecciones justas y transparentes que produzcan resultados legítimos.
 
El derecho a elecciones justas y transparentes mediante el voto secreto es hoy día una de las bases de cualquier sistema democrático. En vista de su incuestionable trascendencia, y la enorme complejidad logística, operativa, y política que conlleva administrar una elección, las autoridades electorales tienen el deber de utilizar cuanta herramienta hay disponible para conseguir la celebración de elecciones eficientes y pulcras. La experiencia demuestra que la automatización se está afianzando en el mundo electoral.

De interés
• Vea en nuestro canal Youtube al Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama ejerciendo su derecho al voto en una máquina de Smartmatic.
• Descargue en nuestro canal de Slideshare la presentación de las tendencias de tecnología electoral.